Compartir piso con Silvia Grisso es la elección sexual acertada