El ojete de Lulú ya es un clásico del cine para adultos