Jugadora viciosa utiliza mando Wiimote como consolador