Patricia Romero, su chocho, su clítoris y unas pollas